El tener un automóvil implica tener consigo una serie de beneficios, puesto que podrás desplazarte de un lugar a otro, ya sea en largas o cortas distancias, con la familia, amigos o por motivos de trabajo; sin embargo, también se necesita tener un vehículo ‘al día’ para reducir algunos costos.

Sigue estas recomendaciones para ahorrar combustible

El tener un automóvil implica tener consigo una serie de beneficios, puesto que podrás desplazarte de un lugar a otro, ya sea en largas o cortas distancias, con la familia, amigos o por motivos de trabajo; sin embargo, también se necesita tener un vehículo ‘al día’ para reducir algunos costos.

Por ello, hemos decidido recomendarte una serie de consejos para que tus ingresos no se vean afectados. Un consejo que recibimos a menudo es el de no pisar el acelerador al momento de arrancar: en los motores de gasolina puedes iniciar la marcha inmediatamente después del arranque, en los motores diésel, espera unos segundos antes de comenzar a moverte.

Por otro lado, mantener la velocidad uniformemente permitirá acelerar la fluidez en la circulación, evitando frenar, acelerar y cambiar de marcha innecesariamente. Circulando alrededor de unos 20 km/h, con una marcha insertada, si no pisas el acelerador, el consumo de carburante es nulo. En cambio, a velocidades superiores, el consumo es de entre 0,5 y 0,7 litros por hora.

0.13 litros/ 100 km de galosina es lo que consumo un vehículo inactivo durante diez minutos en una congestión vehicular, por ejemplo. Situación contraría tenemos si los neumáticos se encuentran en óptimas condiciones. Las llantas contribuirán a reducir el consumo de combustible.

 

Recomendado para ti

Trademark

Trademark

Trademark

Trademark