A, B y C
Pilares de un automóvil

¿Qué son los pilares A, B y C de un automóvil?

Los pilares son las piezas que unen el techo a la carrocería del coche. Reciben una denominación alfabética según su posición, yendo de la parte delantera a la trasera del vehículo.

El pilar A es el más próximo al frontal y el que, parcialmente, da soporte al cristal parabrisas. También es sobre el que articulan y encajan parte de las puertas delanteras y soporta los cristales denominados de custodia delanteros (los no practicables) en los modelos que los incorporan por delante de la puerta.

Es el pilar de mayor longitud de todos los se emplean en la estructura de un coche, pues suele conectar ese techo con el piso. Está realizado, comúnmente, en acero. Todos los vehículos del mercado disponen de él, a diferencia del resto de pilares que pueden o no existir.

El pilar B Es parte de la estructura de un vehículo y sostiene el techo en su zona central. En los coches de más de tres puertas es el que se sitúa entre las delanteras y traseras; en todos, es sobre el que se fijan dos de los tres anclajes de los cinturones cuando son de este tipo.

Esta pieza vertical central da rigidez al techo al soportarlo apoyado en la zona inferior de la estructura, el piso; pero puede ser sustituida por el pilar C en algunos modelos de dos puertas laterales, como algunos coupés: nunca un pilar B da soporte al cristal posterior; si lo hace, en ese caso se considera que es un C. En los coches más modernos, suele estar realizado con acero de ultra alto límite elástico o ultra alta resistencia.

El pilar C es el tercer soporte del techo contando desde el frontal hacia la zaga del vehículo. En coches de carrocería coupé de únicamente dos, también sería el último. Es un elemento de la estructura monocasco que forma parte del chasis y tiene como misión dar rigidez torsional y estructural a la carrocería, además de absorber parte de la energía en el caso de una colisión. Por extensión, también se le denomina a esta zona en el exterior de la carrocería.

En un vehículo de tres volúmenes enmarcaría la luneta posterior y sería el último, aunque en un vehículo familiar, como un Station Wagon, un monovolumen o un SUV, esta labor de enmarcar a la luneta trasera correspondería al D, lógicamente, el cuarto enumerando desde la parte delantera del vehículo.

Recomendado para ti