Electrodos de bujías

Los electrodos son otra característica que diferencia a los tipos de bujías, pero también es la parte que más se desgasta en una bujía.

El desgaste de los electrodos se debe a la erosión (abrasión por las chispas de encendido) y la corrosión (ataques químico-térmicos). Los restos carbonizados de aire y gasolina procedentes de las explosiones se van depositando en los electrodos, esto provoca que la chispa vaya perdiendo intensidad y temperatura progresivamente dando lugar a una mala combustión, menor rendimiento de la gasolina y mayor contaminación.

Cuando la suciedad su acumula hasta el punto que impide la formación de la chispa, el carburante que entra en ese cilindro se desperdicia al no producirse explosión y se llega a perder fuerza motriz. El incremento de consumo, en los motores de gasolina de cuatro cilindros, puede llegar al 20%. El vehículo presentará una marcha vacilante.

Según las condiciones de servicio y la aplicación, se utilizan diversas formas y distintos materiales para los electrodos.

En las bujías de 2, 3 y 4 electrodos, la chispa salta en el electrodo que más limpio está en ese momento, y por lo tanto el desgaste de los mismos va variando de uno a otro, esto produce una mayor duración de la bujía. No tiene otra diferencia importante con las bujías comunes de un solo electrodo de masa. 

Una ventaja de las bujías con 2 o más electrodos es que No hay necesidad de calibrarlas porque conforme se van desgastando los electrodos, la chispa va saltando al electrodo más cercano.

Algo muy importante en las bujías son los metales con los que están construidos los electrodos, lo que tiene que ver con la duración de las mismas. Las bujías de níquel fueron las primeras, después aparecieron bujías de cobre, después de platino, doble platino, iridio y doble iridio. Hablando en general, las bujías de níquel duran unos 10.000 km mientras que las bujías de doble iridio pueden durar hasta 150.000 kms. La diferencia entre estos metales es la capacidad de conducción de la electricidad y su resistencia al desgaste. El platino y el iridio son metales preciosos y por lo tanto las bujías son más caras.

Las bujías que utilizan materiales preciosos en sus electrodos, tienen menos material en los mismos, por lo que los electrodos son de menores dimensiones. Las bujías de Iridio ofrecen el máximo poder de inflamación, bajas emisiones y mayor kilometraje que las bujías de platino.

Separación entre electrodos

La separación entre electrodos es la distancia más corta entre el electrodo central y el de masa. Cuanto menor sea la separación entre electrodos, menos tensión de encendido necesitará.
En el caso de una separación entre electrodos demasiada pequeña, la tensión de encendido será ciertamente pequeña, pero pueden producirse fallos de encendido, ya que por causa de la chispa corta se transmite insuficiente energía a la mezcla. Una separación entre electrodos demasiado grande exige una elevada tensión de encendido. Así, la energía se transmite en forma muy favorable a la mezcla, sin embargo la disminución de la reserva de tensión aumenta el riesgo de fallos de encendido. La separación entre electrodos la prescribe el fabricante dependiendo de cada marca y modelo de vehículo.

 

Recomendado para ti