Valvulina
Valvulina

¿Qué situaciones pueden ocasionar pérdidas de la valvulina de la caja de cambios?

Antes de nada, debes asegurarte de que no se trata de una pérdida de aceite del motor, ya que por la forma en que gotea, se suele confundir con una fuga en el retén del cigüeñal.

• Tapones de la caja: Es bastante frecuente que los tapones de acceso que permiten la comprobación del nivel de valvulina, vaciado o llenado de la misma, no se hayan cerrado correctamente o tengan algún porito. Resultará tan sencillo de reparar como cambiar el tapón por uno nuevo.

• Exceso de aceite: No debemos nunca exceder la cantidad marcada por el fabricante. Es habitual que el vehículo requiera mucha menos valvulina que aceite motor, y todo lo que sea superar el nivel marcado, se filtrará por las salidas de los ejes para ser expulsado, así que, lejos de ayudar a alargar la vida útil de los componentes de la caja de cambios, lo que estaríamos haciendo es mojar otros elementos que podrían acabar dañados.

• Aflojamiento de los tornillos: El cárter de la caja de cambios puede ir perdiendo estanqueidad con el paso del tiempo, los kilómetros y el tipo de conducción o terreno por donde nos desplacemos. Comprobar la sujeción de los compartimentos cerrados y apretar los tornillos que fijan la carcasa del cambio puede que acabe de manera rápida y sencilla.

• Deterioro de las juntas: las juntas que quedan entre las carcasas también pueden haberse deteriorado hasta abrir paso a la valvulina. Para reemplazarlas será necesario desmontar el cambio, aunque hay opciones en el mercado que permiten sellarlo y de las cuales hablaremos más adelante.

Si crees que tu automóvil está perdiendo valvulina por alguno de los retenes primarios o de los que van al palier de la transmisión, lo mejor es acudir lo antes posible a tu taller de confianza, evitando así que los daños sean irreversibles.

Recomendado para ti