Problemas en componentes
Imagen referencial

Lo que ocurre cuando no usas tu auto

Dejar de usar un auto por mucho tiempo genera problemas al momento de ‘revivirlo’.

La creencia de guardar un automóvil o usarlo de vez en cuando ayuda a mantenerlo en buen estado es una creencia que ronda en muchas mentes; pero, en realidad sucede lo contrario. Veamos el por qué.

¿Qué pasa con el motor?
Si no prendemos el motor por lo menos dos o tres veces al mes, los pistones pueden oxidarse, partirse o pegarse. Además, podría perder estanqueidad, producir fugas y la pérdida de sus propiedades.

¿Y el sistema de dirección?
Requiere de la circulación de aceite constante, necesita lubricarse y la cremallera y la bomba requiere estar en buen estado; por lo tanto, mantenerlo demasiado tiempo sin usarlo, puede resecar o debilitarse.

¿Y qué sucede con los frenos?
La humedad del ambiente no es un aliado de los frenos ya que contribuye a la oxidación de los discos y otras piezas. Así que por el hecho de no usar los frenos eso no significa que el líquido de frenos no necesite un recambio. Obviamente esto ocasiona un gasto extra.

 

Recomendado para ti