Corrosión
Imagen referencial

La corrosión, enemigo del chasis

Una condición para que se produzca la corrosión es que haya oxígeno y agua en las cercanías.

El aire contiene oxígeno y agua en forma de vapor de agua. El aire caliente absorbe más vapor de agua que el aire frío. Cuando se enfría el aire caliente, se condensa el vapor de agua y se convierte en agua.

La corrosión es una reacción electroquímica entre un material y el entorno circundante. La palabra «corrosión» suele usarse generalmente para indicar el ataque a los metales, pero también se aplica a los plásticos, las pinturas, la goma, etc.

La condensación combinada con la polución atmosférica acelera la corrosión. Por tanto, el lugar de almacenamiento al aire libre tiene gran importancia para la rapidez de la corrosión.

En un clima desértico, la corrosión es muy lenta, mientras que en las zonas industriales con una gran humedad del aire y polución elevada será más rápida.

Por otro lado, las modificaciones rápidas de la temperatura son especialmente nocivas ya que producen la condensación de la humedad en el aire. Por ello, se recomienda el almacenaje en recintos cerrados, pero incluso un simple techo puede ser suficiente. Cuando se use una lona, asegurarse de tensarla de forma que no esté en contacto con el chasis, de lo contrario se corre el riesgo de que se produzca condensación.

Recomendado para ti