Allard K2 Sport Roadster

Allard K2 Sport Roadster

El Allard K2 Sport Roadster con motor Mercury delata su ancestro artesanal. Su motor V8 de 4.4 litros le permitía alcanzar los 170 km/h. En 1950 se fabricaron solo 21 unidades del K2, de los cuales tres se exportaron a Sudamérica y uno de ellos llegó al Perú, tras ser importado por la Sociedad Mercantil Internacional en diciembre de 1950.

Hay marcas que no tuvieron gran impacto económico ni marcaron rumbos por su aporte tecnológico, pero produjeron automóviles con gran personalidad generalmente deportivos y en pequeña cantidad, algunos de los cuales se convirtieron en clásicos. Varios marcaron época y están siempre vivos en el recuerdo de los aficionados. Es el caso de Allard.

Sydney Allard fue un personaje pintoresco. En 1930 tenía la casa distribuidora de Ford más grande en Inglaterra y participaba en competencias de automovilismo amateur. En 1937 decidió construir su primer automóvil usando el chasis y carrocería de Bugatti Type 59 Grand Prix y un motor Ford Y8 que él mismo había preparado. El automóvil, bautizado Allard Special, resulto imbatible en competencia de rally.

El propio Sidney Allard, con sus amigos Hutchison y Warburton, ganó todas las pruebas de su especialidad. Para continuar imbatible. Le colocó a su automóvil el motor V12 de Lincoln Zephyr. En 1946 fundó con su hijo Alan la empresa Allard Motor Co. El Clapham, cerca de Londres y de su concesionario Ford. Su debut en el mercado lo hizo con tres modelos: el J1 (de competición), el K1 (turismo de dos asientos), y el L (turismo de cuatro asientos), todos equipados con motores Ford V8 de 3.7 litros, de válvulas al costado y culata plana, aunque modificados para mayor potencia.

Los años posteriores a la segunda guerra fueron prósperos para el Perú y de los mejores que tuvo el automovilismo peruano. Mientras Europa se reconstruía, su industria automotriz se orientó hacia América en general y Norteamérica en particular. Los deportivos llegaron a todo el continente y se formaron clubes que organizaban competencias. Los aficionados tenían bastante para escoger y en el tope de la gama del os autos ingleses estaban los Allard con grandes motores V8 Americanos.

En aquella época se organizaron diversas carreras en las que participaban los nuevos roadster ingleses que, a pesar de su aspecto deportivo y estabilidad superior, no eran tan veloces. Sus características se presentaban para las carreras de circuito, donde sus dimensiones y estabilidad le daban ventaja sobre los potentes pero casi inmanejables automóviles americanos de la época. Allard mantuvo ambas ventajas: era un roadster ágil y ligero, con la potencia de un V8 americano.

En 1950 hizo su aparición en Lima el primer Allard, un K2 Sport Roadster que vino equipado que vino equipado con un motor americano Mercury de 4.4 litros instalado en la fábrica de Inglaterra. A pesar de ser una empresa pequeña, Allard se las ingenió para tener un representante en Lima: la firma Somerin, que también traía lubricantes Texaco, vehículos Jeep y durante un tiempo automóviles Renault. El Allard K2 fue pedido por Bobby Velo, dueño de una de las principales distribuidoras de Ford en el Perú.

El Allard K2 Mercury pasó por varias manos y desapareció de las competencias cuando llegaron otros Allard con motores Cadillac y Chrysler que lo superaban en potencia y diseño.

Eventualmente fue abandonado y despareció hasta que un día Miguel Mujica Diez Canseco, amigo de Jorge Nicolini, lo encontró guardado en un garaje y lo compró para regalarlo a la Colección.

Restaurar un Allard no es tan difícil. Muchas piezas son artesanales, por lo que es más fácil reproducirlas, mientras que otros componentes provienen de terceros y son generalmente piezas producidas en gran volumen. Este es el caso de motor Mercury V8, que es un Ford de 4,375 cc y de culatas planas Edelbrock de aluminio.

La carrocería original fue formada a mano y nada de lo que se produjo en esa forma es problema para los artesanos del Museo Nicolini. El Allard fue restaurado a su condición original, camina como lo hizo el primer día y sigue siendo un automóvil divertido de manejar. Quien lo ve al lado de otros modelos de su época podrá apreciar lo que entonces no era tan evidente: un diseño original con la elegancia que eventualmente lo convertiría en el clásico que es hoy.

DATOS:

- Marca: ALLARD

- Modelo: K-2 Sport

- Tipo: Roadster

- Año: 1950

- Fabricante: Allard Motor Co. Ltd. Inglaterra

FICHA TÉCNICA:

- Motor: Mercury 59A modificado

- Cilindros: 8 en V

- Cilindrada: 4´375 cc

- HP: 120@ 3,800 rpm

- Compresión: 8.00:1

- Encendido: Mallory doble platino

- Culatas: Edelbrock Aluminio

- Carburación: Dos Ford Dobles

Fuente: Asociación Museo del Automóvil - Colección Nicolini

Recomendado para ti