¿Un vehículo inglés del futuro?

¿Un vehículo inglés del futuro?

En 1976, la marca Aston Martin atravesaba una de sus crisis económicas más fuertes en la historia de la empresa. Por ello, en lugar de lanzar un vehículo que sea común y con muchas ventas, la marca británica decidió que lo ideal sería poner en el mercado un diseño futurista, de enorme tamaño y una avanzada electrónica. Así es como en 1979 nació el Aston Martin Lagonda.

Fue diseñado por William Towns y se caracterizó por la doble forma de cuña, delantera y trasera. Contaba con un gran motor V8 de 5,3 litros que producía una potencia de 280 caballos de fuerza. Tenía una longitud de 5,2 metros y alcanzaba un máximo de 227 km/h. 

En el interior, este vehículo era una pieza futurista digna de “Volver al Futuro”. Piel, madera, e instrumentos tipo LED. Además, se produjeron versiones especiales como una limusina con mayor distancia entre ejes. Lamentablemente, la fiabilidad de estos aparatos electrónicos, nunca fueron la característica principal de Aston Martin. 

Fuente: ABC

Recomendado para ti